Edición 12, diciembre de 2018

Editorial

Cumplir un añito y seguir en la carretera, menudo reto.

En efecto nos acercamos al año de existencia con nuevas ideas y proyectos. Hasta hoy siempre invitamos a nuestros lectores a venir a Teruel, a las orillas del Jiloca, a Daroca y Calatayud. Pero resulta que en Teruel también nos leen y nos siguen y es lógico ofrecerles alguna alternativa de ocio a estos sufridos seguidores. Y en estas estamos y nos vamos de rio a rio, ya que, si las aguas del Jiloca y el Piedra nos animan la existencia, las aguas del Tajo a su paso por Aranjuez son también un lujo. Jardines y el Real Sitio son un atractivo esplendido para hacer una escapada y disfrutar de uno de los lugares más bonitos de la provincia de Madrid que, aunque el lector no lo crea, tiene muchísimo que ofrecer más allá de su ciudad. Como tiene muchísimo que ofrecer su gastronomía. Aranjuez posee una de las mejores huertas del centro de España. Su ubicación en el valle que trazan el Tajo y el Jarama da lugar a una tierra famosa por sus espárragos ribereños y la fresa y el fresón. De todo ello se puede disfrutar en el restaurante La Almazara.

Pero más allá de estas reflexiones, este número recoge un interesantísimo reportaje sobre el cultivo de la trufa en la Comarca del Campo de Daroca, más concretamente en Lechón, donde los perros olfatean ese «oro negro» que albergan las raíces de algunos árboles. Preparar el campo y favorecer su crecimiento, se está convirtiendo en una actividad a caballo entre el arte y la agricultura. La trufa es sin duda uno de los manjares más sabrosos que se pueden llevan a una mesa.

¡Consigue nuestra última edición!

Si quieres estar al día de nuestros reportajes, o disponer de nuestra revista física.

También nos adentraremos en las rutas aragonesas del Cid. Cuenta la Crónica Roderici, que el Rodrigo Díaz, tras la batalla del Pinar de Tevar, que tuvo lugar en el término de Monroyo, en la ladera de la Sierra Molinera (pese a que otras localidades reivindican su ubicación) fue el Cid a descansar a Daroca, donde pasó varias jornadas, atraído por las buenas viandas del lugar. Sin duda se acercó hasta Báguena y es por eso que le sugerimos al lector un albergue, el de Báguena, para pasar unos días y desde allí emprender alguna de esas rutas del Cid, ya sea caminando o en algún otro medio de transporte como bicicleta ó a caballo. Pero el Albergue nos ofrece mucho más, ya que su proximidad a la laguna de Gallocanta hace que este sea uno de los lugares más atractivos que los amantes de la naturaleza puedan visitar. La mayor laguna salada de Europa, que acoge cada año uno de los espectáculos naturales más impresionantes. Desde octubre a mayo (con la excepción de enero) puede observarse uno de los movimientos de aves migratorias, especialmente de grullas, más conocidos de este continente.

El Albergue cuenta con habitaciones cuádruples, dobles e individuales. Todas ellas con baño, además de wifi. También con un restaurante con buena cocina y sobre todo asequible. Junto a ello, el atractivo de uno de esos pequeños municipios de la provincia de Teruel.

Por último, seguimos adelante con el Redol un proyecto que ha tenido una magnífica acogida, y que se irá desarrollando aún más, ya que apenas ha empezado a desplegar todo su potencial.

Pero un año es también tiempo para agradecer a todos nuestros anunciantes y los que confían en este proyecto, sin ellos sería imposible salir cada mes.

A todos ellos y a ti sufrido caminante, mil gracias y nos vemos pronto.